El camino al corazón… a propósito de “Un viaje de diez metros”

India se abre cada vez más al mundo, y la manera más creativa, así como sutil y mágica es a través del cine. En Colombia nos sorprendieron co-producciones como “The lunchbox”, “Slumdog Millionaire”, o “El exótico Hotel Marigold”, y definitivamente India entra por los ojos y por sus realidades sociales. Y por supuesto, a través de la comida, y por medio de ésta, a las historias de amor. Imperdibles.

Lo interesante de “Un viaje de diez metros” (The hundred-foot journey) es que no hay un esfuerzo por mostrar esa India a través de una magia turística, o maniquea de la realidad. Simplemente se muestra como es, como la realidad de muchos inmigrantes indios en Europa, y la urgente necesidad de salir del país cuando no hay cómo prosperar; pero también del reto de salir del hogar, así sea por un viaje de diez metros. La historia de la familia Kadam, que inaugura su restaurante frente al de la señora Mallory en una villa francesa, abre el escenario para una batalla entre mantener el poder de la fama -otorgada por las codiciadas estrellas Michelin-, y el de la oportunidad de dar a conocer sabores desconocidos para los franceses.

Esta película cuenta con actuaciones soberbias de dos grandes del cine indio y del cine occidental: Om Puri y Helen Mirren, y nos muestra dos visiones de la vida, dos maneras de sobrevivir, pero la comida como elemento en común. Es además un deleite que ligeramente dirigido hacia la gastronomía de occidente, siempre nos hace ver aquello que todos compartimos sin importar de dónde venimos ni hacia dónde vamos: llegar al corazón del ser amado a través de la cocina.

Un parecido con el que Lasse Hallström, su director, nos brindó con “Chocolate”, donde cierta interacción étnica y cultural en una villa francesa se repite, pero esta vez con contrastes más extremos en lo culinario, -las salsas y carnes de Francia sumado a los curris y picantes de India-. El infaltable reto de abandonar el hogar para empezar de nuevo, con las dificultades que significan mantener las tradiciones, los conflictos entre vecinos, e imperdible, la urgente necesidad de la integración cultural, de la posibilidad en un mundo global de aceptar nuestras diferencias y no volver a huir por salvar la vida. Lo que en apariencia es un riesgo que nos lleva a donde no nos conocen o no nos aceptan, es finalmente, el hecho de que nada sucede por accidente, y todo tiene un motivo; esa interacción significa que las tradiciones pueden mantenerse, pero sobreviven gracias a algunas modificaciones.

“Un viaje de diez metros” es un entretenido recorrido por los recuerdos de los inmigrantes, la posibilidad de una vida mejor, del éxito a conquistar haciendo lo que más nos apasiona, pero sin importar cómo se emprenda ese camino, algo que caracteriza a los indios y vemos en la película, es que la familia es poderosa afectivamente y por mucho que hagamos lo que más nos gusta, la familia es nuestro apoyo emocional y no nos desligamos de ella así no más, por ir detrás de un sueño, a diez metros de distancia. Y diez metros son suficientes para que esta película llegue a ser considerada para los premios de la Academia. No sólo para aquellos que desean entender a sus vecinos indios, también para aquellos que alguna vez hemos dejado nuestro hogar para adoptar uno nuevo; esta película nos hará reír, llorar, saborear y recordar tradiciones propias y ajenas, y con ganas de ir a un buen restaurante y aprender a cocinar.

PROYECCIÓN ESPECIAL DE “UN VIAJE DE DIEZ METROS”

El pasado martes 4 de noviembre Amigos de India y La Oja – Cocina Étnica de la India ofrecieron una función exclusiva de ‘Un viaje de diez metros’ en Cinemanía. Con la presencia de su excelencia señor Prabhat Kumar, su esposa y miembros del cuerpo diplomático; Sandra Salamanca, Directora de Asia, África y Oceanía de la Cancillería Colombiana; Jaime Mantilla, presidente de la Cámara de Comercio e Industria Colombo-India; Sr Germán Puyana, escritor e indólogo; Ariadna Patrón de Artesanías de Colombia; Mario Ribero director de Cine; Adriana Torres de la Unipiloto y Edgar Ruíz de la U. Jorge Tadeo Lozano, representantes de la comunidad virtual de Amigos de India y demás personalidades intelectuales y culturales de ambos países e invitados especiales.

Luego de la proyección la Sra. Rochelle Miranda, de Mumbai (India), gerente de La Oja, agradeció la asistencia de cada persona y lanzó oficialmente el programa “Las especias de la India en los hogares Colombianos”, cuyo objetivo es el de mostrar los beneficios al usar estos ingredientes en la vida diaria. Al finalizar, cada asistente se llevo una muestra de especias de La Oja: cúrcuma, chile rojo en polvo, garam masala, entre otras.

2 Comments
  1. En realidad, a través de la gastronomía , al degustar las escencias que llevan los diversos platos, la música, te trasladas en un viaje imaginario hacia un mundo mágico…
    Una gran película, un notable articulo.

Leave a Reply