El lienzo de mi mundo

Ilustración de un Rishi

Un día, dos hermanos, Ganesha y Kartikeya, decidieron correr tres veces alrededor del mundo. Kartikeya, siendo más deportivo, saltó sobre su pavo real y voló alrededor de los océanos, los continentes y las estrellas. Ganesha, el dios cabeza de elefante, simplemente dio la vuelta a sus padres, girando alrededor de sí mismo, y se declaró el ganador. Cuando se le pidió una explicación, Ganesha dijo: “Yo fui por mi mundo. Di la vuelta al mundo. ¿Qué es más importante?”.

El mundo es objetivo, es la verdad independiente de la imaginación humana. Mi mundo es subjetivo, la verdad depende de la imaginación humana. Diferentes personas del mundo imaginan el mundo de manera diferente.

Los griegos creían que sólo se vivía una vez. Y aquel que hace algo extraordinario en esta vida, se gana un lugar en el Elíseo, el cielo de los héroes. En el mundo griego, los dioses del Olimpo eran caprichosos, y trataron de mantener a los humanos bajo control para que no se levantaran en rebelión. Temían ser derrocados por los seres humanos tal y como habían derrocado a los Titanes, así como estos a su vez habían derrocado a los Gigantes. Los héroes eran hombres que hicieron cosas extraordinarias a pesar de las dificultades impuestas y controladas por los dioses. Las epopeyas hablan de los padres que trataron de matar a sus hijos recién nacidos de acuerdo a las profecias que así lo establecian, y de los hijos que se alzaron contra sus padres y Dios y la autoridad, lucharon contra los monstruos creados por ellos, y después de muchas aventuras, lograron lo imposible para convertirse en héroes, dignos de adoración. La gloria estaba en el desafío a la autoridad y la transgresión de las normas. Este es el tema recurrente en las historias de Hércules, Teseo, Jasón o Aquiles.

Las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo, Islam) también hablan de una vida, seguida de un más allá. Pero el mundo imaginado por ellos es muy diferente al de los griegos. El mundo de la Biblia se refiere a un Dios amoroso que se preocupa por su creación y cuyos hijos rompen las reglas que él les pidió que siguieran. Así que tenemos la historia de la rebelión de Adán y Eva, y de diversos profetas como Moisés y reyes como David, que luchan por defender los mandamientos de Dios, y hacer que los demás sigan en la fe. Aquí la gloria estaba en la obediencia y el cumplimiento de los mandatos, que no te lleva al Eliseo de los héroes, pero a lo que el Corán se refiere como Jannat (Paraíso) para los fieles.

¿Quién tiene la razón? ¿Será que la vida debe tratarse de un desafío o un cumplimiento, de romper las reglas o de seguir las reglas? Si esta pregunta se le hace a un sabio de la India (Rishi), él preguntará: ¿por qué la respuesta debe ser esto o aquello? ¿por qué la respuesta puede no ser esto y aquello? Él dirá que ambos están bien, dependiendo del contexto. Así lo explica la mitología hindú, Krishna es quien rompe las reglas y Ram, él que sigue las reglas. Krishna pertenece a Dvapara Yuga (ó la cuarta era de la humanidad) y Ram pertenece a Treta yuga (ó la segunda era de la humanidad). Pero ¿acaso no son Krishna y Ram dos personajes diferentes? De ninguna manera, dice el Rishi, ellos son dos vidas de Vishnu, que es Dios.

El Rishi cree en la reencarnación. Cree que no vivimos una sola vida, vivimos vidas infinitas, una vida tras otra, una y otra vez. La muerte no es un punto final, sino que es una coma. Así que cada persona tiene la opción de vivir una vida en desafío y luego otra vida en obediencia dependiendo de si el padre o la autoridad, o la deidad, de que la vida sea cruel (como los dioses olímpicos) o de cuidado (como el Dios de Abraham). Esta opinión es compartida por la mayoría de las religiones de origen indio, como el jainismo y el budismo.

La negativa a reconocer estas realidades imaginadas, estos “Mis” mundos, es la causa de la intolerancia cultural, la falta de sensibilidad humana y el choque de civilizaciones. Sucedió una vez hace casi 2.300 años en las orillas del río Indo. Alejandro, el Grande, después de conquistar Persia encontró allí, alguien a quién llamó un gimnosofista, o un hombre sabio desnudo. Fue quizás un muni Jain o tal vez un yogui, que estaba sentado en una roca y meditaba todo el día y contempló las estrellas toda la noche. “¿Qué estás haciendo?”, Preguntó Alejandro. “Experimentar la nada”, respondió el gimnosofista. Entonces el gimnosofista preguntó: “¿Qué estás haciendo?” Alexander respondió: “Yo soy el conquistador del mundo”. Ambos rieron y se separaron, cada uno pensando que el otro era un tonto.

Ilustración de Alejandro el Grande.

Para Alejandro, el denominador de la vida es una sola, por lo que el valor de su existencia era la suma total de sus logros. Así que la conquista del mundo era importante para él. Para el gimnosofista, el denominador de la vida es infinito; lo que significa que el valor de su existencia – sin importar lo que hiciera – era cero. Así que la reflexión sobre el mundo y la búsqueda de su significado de “experimentar la nada” era importante para él. Entonces, ¿quién tiene razón: Alejandro el gimnosofista? ¿Qué es correcto: una vida o el renacimiento? La intolerancia se deriva cuando se valora más a una realidad imaginada sobre otra.

Significativamente, la ciencia busca la verdad objetiva que se alinea con una vida de verdades subjetivas. Pero ¿cuál? ¿la Griega o Abrahamica? La verdad subjetiva de Alejandro sirve para aquellos que quieren conquistar el mundo. Pero hay muchos que no están interesados.

Escrito e ilustrado por Devdutt Pattanaik.
Reproducido con permiso del autor. Publicado en Speaking Tree, Jan. 29, 2012

Leave a Reply