Entendiendo el valor integral del Diwali

diwali-coinLa India es el único país del mundo donde el dinero es adorado. Monedas de oro con la imagen de la diosa de la riqueza, Lakshmi, se bañan con leche y flores que se ofrecen en diversas ocasiones (como en la época del Diwali). Tenemos recién casados siempre bendecidos con la riqueza, la comida y el alojamiento: dhana, dhanya y sampatti. Así que los últimos 20 años – en India – no han sido de descubrir, sino de redescubrir nuestro patrimonio económico después de un descenso extendido de más de mil años.

El imperio romano se refirió a la India como el país de los gorriones de oro que, a cambio de oro, sólo el oro, permitió su apetito por los productos de lujo desde especias hasta telas estampadas. De los cuentos de Jataka escritos hace 1.500 años, está claro que éramos los comerciantes y los fabricantes. Pero hace mil años dejamos de comerciar. No dejamos que los comerciantes viajaran a través del mar por temor a la pérdida de la casta. Esta política de puertas cerradas significa que nos convertimos cada vez más hacia el interior, sin entender lo que estaba sucediendo en el resto del mundo.

Los árabes se apoderaron de las rutas marítimas de los indios, más tarde pasó a los portugueses y finalmente a los británicos, que destruyeron nuestra capacidad de fabricación para el beneficio de la revolución industrial que se extendió por toda Europa en el siglo 19. Nosotros fuimos reducidos a ser proveedores de materias primas y el oro que una vez fluyó hacia el interior comenzó a moverse hacia el exterior. Esta fuga de riqueza hizo que el pájaro de oro volara. ¡Hasta que llegamos a ser pobres!

Con la independencia, a través de las políticas proteccionistas de un estado paternalista, tratamos de recuperar nuestra capacidad de fabricación y de comercio, mientras nuestra sociedad se purgaba de castas y otras desigualdades sociales y económicas. No funcionó. Para resucitar el pájaro de oro, hemos tenido que liberalizar la economía. Así fue apaciguada Lakshmi.

Pero el crecimiento de la India es peligrosamente desigual. La brecha entre ricos y pobres está creciendo rápidamente y es sólo una cuestión de tiempo antes de que esto de lugar a enfrentamientos violentos. Esto sucedió antes y volverá a suceder cada vez que Lakshmi es adorada en solitario. Desde la antigüedad, Lakshmi nunca ha sido adorada sola. Ella siempre es adorada junto a Narayan, Saraswati o Ganesha, deidades asociadas con el aprendizaje y la sabiduría. Nuestro crecimiento económico parece estar ignorando las últimas deidades a cuenta y riesgo del país.

En el Mahabharata, está la historia de dos primos en guerra, Kauravas y Pandavas, quienes se acercan a Krishna en busca de ayuda. “Voy a apoyar a los dos. Ustedes puede tener mi ejército o a mi. Ustedes elijan ¿Narayani-Sena (ejercito) o Narayan (Yo, Krishna)?” Los Kauravas dijeron que querían que al ejército. Los Pandavas dijeron que querían a Krishna. ¿Qué es lo que busca la India post-liberación? Narayan es lo que somos. Narayani-Sena es lo que tenemos. La búsqueda de Narayan es la búsqueda de la seguridad emocional y la madurez intelectual. Cuando tenemos Narayan, nos volvemos cuidadosos, generosos y sabios. Los reyes sabios crean reinos felices; los reyes ricos no lo hacen.

Hoy en día, la aspiración de la India es ser rica, no ser sabia. Cuando nos referimos a nosotros mismos como una economía del conocimiento, estamos diciendo Saraswati (conocimiento) nos ayuda a generar Lakshmi (prosperidad). Hemos reducido el conocimiento a una palanca que nos hace inteligentes, no sabios. La educación se ha convertido en una herramienta para generar puestos de trabajo, no a la sabiduría. Las escrituras antiguas nos advierten que la ausencia de Lakshmi es un problema, igual que cuando está presente. Cuando Lakshmi entra, ella tiende a patear y sacar a Saraswati. Esto no sucederá si el rey busca Narayan. Nuestros reyes no lo hacen.

El mundo acaba siendo poblado por aquellos que buscan tener Narayani-Sena (los pobres y los codiciosos) y los que poseen Narayani-Sena (los ricos). Ambos son Kauravas. No hay Pandava a la vista. Para aquellos que creen ingenuamente que la responsabilidad social corporativa y la alegría de dar marcará el comienzo de la sabiduría, se equivocan, pues no va a suceder. A menos que las próximas generaciones aprecien el valor de Narayan, la búsqueda de Narayani-Sena solo continuará. Lakshmi vendrá sin Saraswati al peligro de la sociedad civil, y nuestros antepasados ??velará en la desesperación y dirán: “¡Pero se los dijimos!”

Traducido por: Cristhian Salamanca

One Comment

Leave a Reply