La búsqueda del Poder

El poder es la capacidad de hacer que algo suceda, o no suceda. Y los negocios tiene que ver todo con el poder, cómo adquirirlo, cómo usarlo, cómo distribuirlo, cómo abandonarlo. Esto es algo que nadie enseña en la escuela de negocios, sin embargo, constituye la piedra angular del liderazgo.

En el reino vegetal y animal sólo hay poder físico, o lo que se llama la fuerza bruta que las plantas y los animales utilizan para salirse con la suya. Es más evidente en los animales, que en las plantas. Pero el poder de la naturaleza es instintiva, no aspiracional. Ningún animal ‘quiere’ ser dominante. El sigue su propio instinto: dominar cuando se pueda, ser sumiso cuando se requiera. No hay orgullo en ganar o vergüenza en perder. Es la forma de la naturaleza. Pero no es así en el mundo de la humanidad. Mucho menos en el mundo de los negocios.

Los seres humanos aspiran a ser alfa: en la parte superior de la cadena alimentaria y de la ley del más fuerte. Cada rey – incluso en la tierra donde ningún león ruge – ha utilizado al león como símbolo de la autoridad real. Incluso el símbolo de ‘Hacerlo en India’ es este depredador. Esto tristemente revela cómo se percibe el poder: como herramienta para dominar, en lugar de gobernar.

Muchos líderes ven el poder como algo con que controlan a los que les rodean. Ellos esperan que la gente les tema, se les sometan, y hagan su voluntad. Este es el prototipo del poder en nuestra mente. Como Varaha, la encarnación de Vishnu en el jabali, quien usa la fuerza bruta para esquilmar al villano de Hiranayaksha si se atreve a secuestrar a la Tierra-diosa y a arrastrarla hacia el mar. Esta imagen del poderoso héroe-guerrero,-manchada de sangre, con las armas en la mano, es en lo que están basados los libros de historietas de superhéroes. Imaginamos un líder con tales poderes. En conferencias de ventas, es lo que se les infunde y a lo que deben aspirar a ser. De hecho, muchas personas creen que un buen líder es ser como un león que con orgullo hace que las leonas casen y pueda tomar su parte de la matanza. Así, el líder se convierte en el “maestro”, el señor feudal, quien es temido y obedecido. Muchos CEOs se decepcionan cuando la gente no los trata con deferencia cuando se convierten en directores generales. Muchos de los promovidos a cargos altos se sienten incómodos con el personal profesional ya que este último no obedece incondicionalmente, y a menudo contradicen con ideas propias.

Hay muchos tipos de poder. El que se establece a través del desempeño, como en el caso de Parashurama, quien empuña el hacha y mata reyes errantes y se gana el respeto de todos a regañadientes. El que se adquiere a través de títulos, como Ram, quien se convierte en rey por ser el hijo mayor de su padre real. Y el que se gana poco a poco a través de relaciones, como Krishna que lentamente lo hace mientras se establece la credibilidad con la familia y amigos.

Parashurama es un llanero solitario: Él se desempeña muy bien, siempre y cuando este en control total y establezca control total usando la fuerza bruta. Ram se titula: él conoce su lugar en el ecosistema y también lo saben los demás a su alrededor. Él no tiene que luchar por la autoridad. El espera obediencia. Krishna no lleva corona. Él no es el hijo mayor. Él funciona como pastor y auriga, y sin embargo, ejerce el poder, influyendo en los que le rodean, trabajando desde atrás, haciendo que los líderes asuman responsabilidad de sus acciones. A menudo confundido con un titiritero, él tiene claro que la guerra que se libra es el de los Pandavas, no de él. Tienen que tomar posesión. Él se los permite.

Parashurama instruye. Ram se somete a las reglas institucionales, y espera que los demás hagan lo mismo. Krishna permite que la gente asuma responsabilidad: convierte al seguidor karya-karta, en karta, el líder decisivo. En el mundo empresarial, a medida que avanzamos en la escala corporativa, tenemos que hacer el viaje de llanero solitario Parashuram, a líder de equipo Ram, para habilitar a Krishna.

De los tres, sólo Ram es coronado rey. Si bien las ideas tales como “siervo-líder son glamorosas, muy pocos presidentes ejecutivos están dispuestos a renunciar con franqueza a sus símbolos de poder, o al poder mismo, cuando se trata de una delegación. A ellos les encanta mantener el control, ceder el control en áreas que realmente no importan. Cuando ellos delegan, realmente renuncian. No entienden lo que realmente significa habilitar. Orientar a menudo se convierte en una forma disfrazada de la coerción y la instrucción, la creación de un clon. A muchos les gusta la idea de ser un creador de reyes Krishna, pero se olvidan de que Krishna nunca se lleva la corona o se sienta en un trono o gobierna un reino. Él no tiene vergüenza de ser pastor y cochero. Para él, el poder viene de dentro, no de una institución. Es el mayor reto de todos poder llevar a cabo este poder.

Leave a Reply