Discurso del presidente Obama ante el parlamento Indio

Señor Presidente, señora Speaker, señor Primer Ministro, Miembros de la Cámara Alta y la Cámara Baja ( Lok Sabh y Rajya Sabha) y todo el pueblo de la India.

Les agradezco por el gran honor de dirigirme a los representantes de más de mil millones de indios y a la democracia más grande del mundo. Traigo saludos y la amistad de la democracia más antigua del mundo, la de los Estados Unidos, incluyendo casi tres millones de indo-americanos orgullosos y patrióticos.

Durante los tres últimos días, mi esposa Michelle y yo hemos experimentado la belleza y dinamismo de la India y su gente. Desde la majestuosidad de la Tumba de Humayun a las avanzadas tecnologías que le están confiriendo poderes a los agricultores y a la mujer que son la espina dorsal de la sociedad india. Desde la celebración del Diwali con niños en edad escolar hasta los innovadores que están impulsando el crecimiento económico de la India. Desde estudiantes universitarios que trazarán el futuro de la India, a ustedes, líderes que contribuyeron para traer a la India al auge que disfruta en este momento.

En cada escala, hemos sido bienvenidos con la hospitalidad por la cual los indios se han conocido siempre. De esta manera a usted y al pueblo de la India, en mi nombre, en el de Michelle y del pueblo de los Estados Unidos, les expresamos nuestros más profundos agradecimientos. ‘Bahoot dhanyavad´.

No soy el primer presidente de los Estados Unidos de América que visita a la India ni seré el último, pero estoy orgulloso de visitar a la India tan pronto en mi presidencia. No es coincidencia que la India es mi primera escala en mi visita a Asia o que ésta haya sido mi visita más larga a otro país, desde que me convertí en Presidente.

Para Asia y alrededor del mundo, la India no es solo emergente; la India ya ha surgido. Y es mi firme creencia de que la relación entre los Estados Unidos y la India, vinculada por nuestros intereses y valores compartidos, será uno de los socios definidos del Siglo XXI. Esta es la alianza que he venido a construir. Esta es la visión que nuestras naciones pueden realizar juntas.

Mi confianza en nuestro futuro compartido está basada en mi respeto por su pasado entrañable-una civilización que ha venido formando el mundo durante miles de años. India rompió las complejidades del cuerpo humano y la inmensidad de nuestro universo. Y no es ninguna exageración decir que la edad de esta información está arraigada en las innovaciones indias incluyendo el número Cero (0).

La India no solo abrió nuestras mentes, también expandió nuestra imaginación moral. Con textos religiosos que todavía llaman la fidelidad por la dignidad y la disciplina. Con poetas que imaginaron un futuro “donde la mente no tenga temor y la cabeza se mantenga en alto”. Y con un hombre cuyo mensaje de amor y justicia perdura, el Padre de su nación, Mahatma Gandhi.

Para mí y para Michelle, esta visita ha, por lo tanto, mantenido un significado especial. En el transcurso de mi vida, incluyendo mi trabajo como un hombre joven en nombre de los pobres de la ciudad, siempre he encontrado inspiración en la vida de Gandhiji y en su sencilla y profunda lección de ser el cambio que buscamos en el mundo. Y justo así como él exhortó a los indios a buscar su identidad, influenció a los campeones de la igualdad en mi propio país, incluyendo al joven Martin Luther King. Después de realizar su peregrinaje a la India hace medio siglo, el Dr. King reconoció la filosofía de Gandhi, resistencia a la no-violencia, como “el único acercamiento lógico y moral” en la lucha por la justicia y el progreso.

De esta manera, hemos sido honrados de visitar la residencia donde Gandhi y King permanecieron- Mani Bhavan. Con humildad le rendimos nuestros respetos a Raj Ghat. Y soy consciente de que no podría estar de pie ante usted, como Presidente de los Estados Unidos, no lo hubiera sido para Gandhi y el mensaje que compartió con América y el mundo.

Una civilización antigua de ciencia e innovación. Una fe fundamental en el progreso humano. Este es el fundamento a partir del cual se ha construido, desde entonces, cuando a la media noche se elevó el tricolor sobre una India libre e independiente. A pesar de los escépticos que decían que este país era sencillamente demasiada pobreza, demasiado grande, demasiado diverso para progresar, usted superó probabilidades abrumadoras y se convirtió en un modelo para el mundo.

En vez de dormir en el hambre, usted lanzó una Revolución Verde que alimentó a millones de personas. En vez de convertirse en dependiente en materia prima y exportaciones, invirtió en ciencia y tecnología y en su principal fuente, la gente india. El mundo ve los resultados, de los súper computadores que fabrica, a la bandera india que ha puesto en la luna.

En vez de resistirse a la economía global, se convirtió en uno de sus motores, reformando el imperio británico y desencadenó una maravilla económica que ha cambiado decenas de millones de pobreza y creado una de las clases medias más grandes del mundo.

En vez de sucumbir a la división, ha demostrado que la fortaleza de la India, la sola idea de India, es su adopción de todos los colores, castas y credos. Es la diversidad representada en esta cámara hoy. Es la riqueza de fe celebradas por un visitante a mi casa propia de Chicago hace más de un siglo, el renombrado Swami Vivekananda. El dijo que, “ la santidad, la pureza y la caridad no son las posesiones exclusivas de cualquier iglesia en el mundo, y que cada sistema ha producido hombres y mujeres del carácter más elevado”.

Y en vez de sentirse atráido por la noción falsa de que el progreso debe obtenerse a costa de la libertad, edificó las instituciones bajo las cuales depende la verdadera democracia, la libertad y las elecciones Justas, que permiten a los ciudadanos elegir a sus propios líderes sin recurso en las armas; una judicatura independiente y el estado de derecho, que le permite a la gente exponer sus inconformidades; y a una próspera prensa libre y una sociedad civil vibrante que le permite que toda voz sea escuchada. Y este año, como India marca 60 años con una constitución fuerte y democrática, esta lección es clara: la India ha progresado no a pesar de su democracia, India ha progresado debido a su democracia.

Así como la India ha cambiado, también han cambiado las relaciones entre nuestros dos países. En las décadas después de la independencia, la India ha avanzado sus intereses como un líder orgulloso del movimiento de los no-alineados. De igual manera, aunque los Estados Unidos y la India nos encontramos en lugares opuestos de una división Norte-Sur y separados por una larga Guerra Fría. Esos días han quedado en el pasado.

Aquí en la India dos gobiernos consecutivos liderados por partidos diferentes han reconocido que una alianza más profunda con América es natural y necesaria. En los Estados Unidos, ambos, mis antecesores, uno republicano, trabajó para traernos una importante relación comercial más estrecha y un acuerdo nuclear civil.

Desde entonces, la gente en nuestros dos países se han preguntado; que sigue? Cómo podemos mejorar sobre este progreso y darnos cuenta de todo el potencial de nuestra alianza?. Esto es lo que quiero manifestar hoy- el futuro que los Estados Unidos busca en un mundo interconectado; es por eso que creo que la India es indispensable para esta visión; y cómo podemos forjar una verdadera alianza global- no solo en una o dos áreas, sino a través de muchas áreas; no solo para nuestro beneficio mutuo, sino para beneficio del mundo.

Por supuesto, solo los indios pueden determinar los intereses nacionales de la India y como lograrlos en el escenario mundial. Pero, hoy, estoy frente a ustedes porque estoy convencido de que los intereses de los Estados Unidos- y los intereses que compartimos con India- son los que han avanzado, mejor en alianza.

Los Estados Unidos buscan seguridad, la seguridad de nuestro país, aliados y socios. Buscamos prosperidad, una economía fuerte y creciente en un sistema económico internacional abierto. Buscamos respeto por los valores universales. Y buscamos un ordenamiento internacional justo y sostenible que prometa paz y seguridad cumpliendo con los retos globales a través de una fuerte cooperación global.

Para avanzar en estos intereses, me he comprometido con los Estados Unidos a establecer amplios compromisos con el mundo, basados en intereses y respeto mutuos. Y un pilar central de su compromiso es forjar lazos de cooperación más profundos con los centros de influencia del Siglo XXI, y eso incluye a la India.

Ahora, la India no es solamente una potencia emergente en el mundo. Sin embargo, la relación entre nuestros países es única. Somos dos democracias fuertes cuyas constituciones empiezan con las mismas palabras revolucionarias: “nosotros el pueblo. “ somos dos grandes repúblicas dedicadas a la libertad, la justicia y la igualdad de toda la gente. Y somos dos economías de Mercado libre donde la gente tiene la libertad de buscar ideas e innovaciones que puedan cambiar el mundo. Es por eso que creo que la India y América son socios indispensables en el cumplimiento de los desafíos de nuestro tiempo.

Desde que asumí el poder, he convertido nuestras relaciones en una prioridad. Me sentí orgulloso de darle la bienvenida al Primer Ministro Singh en su primera visita oficial de estado a mi presidencia. Por primera vez, nuestros gobiernos están trabajando juntos a lo largo de todo el rango de desafíos comunes que enfrentamos. Y permítanme decirlo tan claramente como puedo: Los Estados Unidos no solo acogen a la India como una potencia global creciente, nosotros la apoyamos fervientemente y hemos trabajado para ayudarla a que sea una realidad.

Junto con nuestros socios, hemos conformado el G20, el primer foro para la cooperación económica internacional, trayendo más voces a la mesa de toma de decisiones económicas globales, incluyendo a la India. Hemos incrementado el papel de las economías emergentes como la India en las instituciones financieras internacionales. Valoramos el papel importante de la India en Copenhagen, donde, por primera vez, todas las economías más grandes se comprometieron a tomar acción para confrontar el cambio climático, y mantener dichas acciones. Homenajeamos la larga historia de la India como un apoyo importante para las misiones de paz de las Naciones Unidas. Y damos la bienvenida a la India, que se prepara para tomar su puesto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En resumen, con la India asumiendo su enriquecedor lugar en el mundo, tenemos una oportunidad histórica para convertir la relación entre nuestros dos países en una sociedad definida del presente siglo. Y creo que podemos hacerlo trabajando juntos en tres áreas importantes.

Primero, como socios globales podemos fomentar la prosperidad en ambos países. Juntos, podemos crear los mejores empleos, los mejores salarios del futuro. Con mi visita, ahora estamos listos para empezar a implementar nuestro acuerdo nuclear civil. Esto ayudará a cubrir las necesidades energéticas crecientes de la India y crear miles de empleos en ambos países.

Necesitamos forjar alianzas en sectores importantes como defensa y espacio civil. De esta manera hemos quitado organizaciones indias de la llamada “lista de entrada”. Y trabajaremos para reformar nuestros controles en las exportaciones. Estas dos medidas asegurarán que las compañías indias que buscan grandes oportunidades comerciales y tecnologías de América sean tratadas de la misma manera que las de nuestros aliados y socios más cercanos.

Podemos emprender investigación y desarrollo conjunto para crear Buenas Fuentes de empleo; darle más acceso a los indios, cumplir con los compromisos que hicimos en Copenhagen y demostrar las posibilidades de crecimiento de bajo carbono.

Juntos podemos resistir el proteccionismo que reprimen el crecimiento y la innovación. Los Estados Unidos se mantiene- y seguirá manteniéndose- una de las economías más abiertas en el mundo. Y al abrir mercados y reducir las barreras para los inversionistas extranjeros, la India puede, también, desarrollar todo su potencial económico. Como socios del G20, podemos garantizar que la recuperación económica global es fuerte y duradera. Y podemos seguir esforzándonos por una Rueda de Doha que sea ambiciosa y equitativa- con el coraje para cumplir los compromisos que son necesarios en el comercio global para todas las economías.

Juntos, podemos fortalecer la agricultura. La cooperación entre los investigadores y científicos de la India y de América desataron la Revolución Verde. Hoy en día, la India es un líder en el uso de la tecnología para tecnificar el campo, tal como las granjas que visité ayer, que consiguen actualizaciones gratis en mercado y condiciones climáticas en sus celulares. Y los Estados Unidos es un líder en productividad agrícola e investigación. Ahora, como agricultores y áreas rurales enfrentamos los efectos del cambio climático y la sequía, trabajaremos juntos para desencadenar una segunda Revolución Perenne y más sostenible.

Juntos, vamos a mejorar los sistemas de pronóstico del tiempo antes de la próxima temporada del monzón. Buscamos ayudar a millones de familias indias a conservar el agua e incrementar la productividad; mejorar el procesamiento de alimentos de tal manera que las cosechas no se dañen durante el camino al mercado; y mejorar el pronóstico del clima y de cosecha para evitar pérdidas que paralicen a las comunidades y eleven los precios de los alimentos.

Y como parte de nuestra iniciativa de seguridad alimenticia, vamos a compartir la destreza de la India con los agricultores en Africa. Esta es una indicación del crecimiento de la India, que ahora podemos exportar alta tecnología a países que miran a la India como un modelo para el desarrollo agrícola. Y ese es otro ejemplo poderoso de cómo la alianza América-India puede conducir un reto global urgente.

Como el bienestar de un país también depende de la salud de su población, seguiremos apoyando los esfuerzos de la India contra enfermedades tales como la tuberculosis y el VIH/SIDA, y como socios globales, trabajaremos para mejorar la salud global, previniendo la propagación de la influenza pandémica. Y porque el conocimiento es la moneda del Siglo XXI, incrementaremos intercambios entre nuestros estudiantes, colegios y universidades, que están entre las mejores del mundo.

Como trabajamos para avanzar hacia la prosperidad compartida, podemos asociarnos para dirigir una segunda prioridad- la seguridad compartida. En Mumbai, me reuní con las valientes familias y sobrevivientes de aquel ataque barbárico. Y aquí en este Parlamento, que fue por sí mismo objetivo por la democracia que representa, honramos la memoria de todos aquellos que han sido tomados de nosotros, incluyendo a los ciudadanos americanos del 26 de noviembre y a los ciudadanos indios del 9 de noviembre.

Este es el vínculo que compartimos. Es por eso que insistimos en que nunca nada justifica la masacre de hombres inocentes, mujeres y niños. Es por eso que estamos trabajando juntos, más de cerca que nunca, para prevenir ataques terroristas y profundizar aún más nuestra cooperación. Y es por eso que, como sociedades fuertes y valientes, rehusamos vivir con temor, no sacrificaremos los valores y el estado de derecho que nos define, y nunca renunciaremos a la defensa de nuestra gente.

La lucha de América contra Al-Qaeda y sus afiliados terroristas es porque perseveramos en Afganistan, donde la asistencia de ayuda de la India ha mejorado las vidas de la gente afghana. Estamos realizando progreso en nuestra misión para desmontar el monumento taliban y entrenar las fuerzas afghanas para que puedan tomar el liderazgo de su seguridad. Y mientras he aclarado que las fuerzas estadounidenses empezarán la transición para la responsabilidad afghana el próximo verano, también he aclarado que el compromiso de América con la gente de Afghanistan – será duradero. Los Estados Unidos no abandonarán a la gente de Afghanistan- o la región- para que los violentos extremistas nos amenacen.

Nuestra estrategia para trastornar, desmantelar y derrotar a Al-Qaeda y sus afiliados tiene que prosperar en ambos lados de la frontera. Es por eso que hemos trabajo con el gobierno pakistaní para dirigir la amenaza de redes terroristas en la región fronteriza. El gobierno pakistaní reconoce cada vez más que estas redes no son solo una amenaza fuera de Pakistan- son una amenaza al pueblo pakistani, que ha sufrido enormemente en las manos de extremistas violentos.

Y seguiremos insistiendo para que líderes de Pakistán que infunden terror en refugios de seguridad dentro de sus fronteras sean inaceptables, y que se les imparta justicia a los terroristas detrás de los ataques en Mumbai. También debemos reconocer que
todos nosotros deseamos que los intereses de Afghanistan y Pakistan sean estables, prósperos y democráticos- y nadie más que la India .

En persecución de la seguridad regional, seguiremos acogiendo los diálogos entre la
India y Pakistan, incluso reconocemos que las disputas entre sus dos países ´podrán ser resueltos solo por la gente de los dos países.

En términos generales, la India y los Estados Unidos se pueden asociar en Asia. Hoy, los Estados Unidos está una vez más jugando un papel de liderazgo en Asia- fortaleciendo viejas alianzas; profundizando las relaciones; como lo estamos haciendo con China; y nos estamos re-comprometiendo con organizaciones regionales como AEAN y acompañando la cumbre de Asia Oriental- organizaciones de las cuales la India también es socio. Como sus vecinos en Asia sur-oriental, queremos que la India no solo mire hacia el Oriente, queremos que la India se “ comprometa con el Oriente”- ya que eso aumentará la seguridad y la prosperidad de todas las naciones.

Y como dos líderes globales, los Estados Unidos y la India se pueden asociar para la seguridad global, especialmente como la India sirve en el Consejo de Seguridad durante los próximos dos años. En verdad, el ordenamiento internacional justo y sostenible que busca los Estados Unidos incluye a las Naciones Unidas que es eficiente, eficaz, creíble y legítimo. Es por eso que puedo decir que hoy, en los años venideros, espero un Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reformado que incluya a la Inda como miembro permanente.

Ahora, permítanme sugerir que con mayor poder, mayor responsabilidad. Las Naciones Unidas existe para cumplir sus ideales fundamentales de mantener la paz y la seguridad, promoviendo la cooperación global y avanzar en derechos humanos. Estas son las responsabilidades de todas las naciones, pero en especial de aquellas que buscan liderazgo en el Siglo XXI. Y esperamos trabajar con la India- y otras naciones que aspiran a ser miembros del Consejo de Seguridad- para garantizar que el Consejo de Seguridad sea efectivo; que se implementen las resoluciones y las sanciones se cumplan; y que fortalecemos las normas internacionales, las cuales reconocen los derechos y responsabilidades de todas las naciones y de los individuos.

Esto incluye nuestra responsabilidad para prevenir la proliferación de armas nucleares. Desde que asumí la presidencia, los Estados Unidos han reducido el papel de armas nucleares en nuestra estrategia de seguridad, y acordó con Rusia reducir sus arsenales. Hemos puesto la prevención de proliferación de armas nucleares y terrorismo nuclear en la cima de nuestra agenda nuclear y fortaleció la piedra angular del sistema de no- proliferación global- el Tratado de la No-Proliferación Nuclear.

Juntos, los Estados Unidos e India podemos reivindicar nuestra meta de asegurar los materiales nucleares vulnerables del mundo. Podemos aclarar que incluso como todo país tiene el derecho a la energía nuclear pacífica, cada país debe también cumplir sus obligaciones internacionales- y que incluya a la República Islámica de Irán. Y juntos, podemos seguir una visión que líderes indios han apoyado desde su independencia- un mundo sin armas nucleares.

Esto me conduce al área final donde nuestros países se pueden asociar- fortalecimiento de los fundamentos de gobernabilidad democrática, no solo en casa sino también en el exterior.

En los Estados Unidos, mi administración ha trabajado para ejercer un gobierno más abierto y transparente y responsable con el pueblo. Aquí en la India, están aprovechando las tecnologías para hacer lo mismo, como pude observar ayer. El derecho al Acta de la Información está otorgando poder a la ciudadanía con la habilidad para conseguir los servicios a los cuales tienen derecho y sostener responsabilidades oficiales. Los votantes pueden obtener información sin candidatos mediante mensajes de texto. Y están impartiendo educación y servicios de salud a comunidades rurales, como pude observar ayer cuando acompañé un e-panchayat con campesinos en Rajasthan.

Ahora, una nueva modalidad de cooperación sobre gobierno abierto, nuestros dos países van a compartir nuestra experiencia, identificar lo que funciona y desarrollar la próxiima generación de herramientas para empoderar a los ciudadanos. Y en otro ejemplo de cómo la alianza América-India puede dirigir desafíos globales, vamos a compartir estas innovaciones con grupos de la sociedad civil y países alrededor del mundo. Vamos a demostrar que la democracia, más que cualquier otra forma de gobierno, nace para el hombre y la mujer común.

De igual manera, cuando los indios votan, el mundo entero mira. Miles de partidos políticos, cientos de miles de centros de votación. Millones de candidatos y trabajadores de votación y 700 millones de votantes. No hay nada como ésto en el planeta. Hay muchos países en transición hacia la democracia que pudieron aprender de la experiencia de la India; mucha habilidad que pudieron compartir con el mundo. Que también es posible cuando la democracia más grande del mundo asume su papel como líder global.

Como las dos democracias más grandes del mundo, no debemos también olvidar que el precio de nuestra propia libertad está esperando por la libertad de otros. Los indios saben ésto, ésta es la historia de nuestra nación. Nunca antes él empezó la lucha por la independencia india, Gandhi luchó por los derechos de los indios en Sur-Africa. Como otros, incluyendo a los Estados Unidos, apoyó la independencia india, India defendió la libre determinación de los pueblos de Africa y Asia así como ellos también rompieron la libertad del colonialismo. Y junto con los Estados Unidos, ha sido un líder en apoyar el desarrollo democrático y grupos de la sociedad civil alrededor del mundo. Esto, también, es parte de la grandeza de la India.

Cada país seguirá su propio camino. Ninguna nación tiene un monopolio de sabiduría y ninguna nación debería tratar nunca de imponer sus valores sobre otros. Pero cuando se contienen los movimientos democráticos pacíficos- como en Birmania- entonces las democracias del mundo no pueden mantenerse en silencio. Es por lo tanto, inaceptable mantener las aspiraciones de todo un pueblo como rehén para la codicia y paranoia de un régimen a la bancarrota. Es inaceptable hurtar una elección, como el régimen en Birmania lo ha hecho otra vez para que todo el mundo lo observe.

Enfrentado con dichas violaciones brutales de los derechos humanos, es responsabilidad de la comunidad internacional – en especial de líderes como los Estados Unidos y la India- condenarlo. Si puedo ser franco, en el foro internacional, la India siempre ha sido vocero de estos temas. Pero hablando por aquellos que no pueden hacerlo por sí mismos, no está interfiriendo en los asuntos de otros países. No está violando los derechos de naciones soberanas. Está sosteniendo la verdad de nuestros principios democráticos Le está dando importancia a los derechos humanos que decimos son universales. Y sostiene que el progreso en Asia y alrededor del mundo ha ayudado a cambiar la dictadura en las democracias y finalmente aumentado la seguridad en el mundo.

Promoviendo la prosperidad compartida, preservando la paz y la seguridad, fortaleciendo la gobernabilidad democrática y los derechos humanos- estas son las responsabilidades del liderazgo. Y, como socios globales, este es el liderazgo que los Estados Unidos y la India pueden ofrecer en el Siglo XXI. Al final, sin embargo, esto no puede ser una relación únicamente entre presidentes y primeros ministros, o en los pasillos de este Parlamento. A la larga, esto debe ser una alianza entre nuestros pueblos. Me gustaría concluir hablando directamente a la gente de la India que me está viendo hoy.

En sus vidas, han superado obstáculos que pudieron haber abrumado un país menor. En pocas décadas, han logrado progreso y desarrollo que tomaron otras naciones hace siglos. Y ahora ustedes están asumiendo su lugar correcto como líder entre naciones. Sus padres y abuelos imaginaron ésto. Sus hijos y nietos mirarán atrás. Pero solo ustedes- esta generación de indios- pueden aprovechar las posibilidades de este momento.

Como ustedes siguen adelante con su duro trabajo, quiero que cada ciudadano indio sepa: los Estados Unidos de América no estarán simplemente alentándolos en sus actividades. Estaremos con ustedes, hombro a hombro. Porque creemos en la promesa de la India. Y creemos que el futuro es el que lo construye.

Creemos que ningún otro asunto que tenga o de donde provenga, cada persona puede cumplir sus potenciales dados por Dios, justo como un Dalit, como el Dr. Ambedkar pudo cambiar él mismo y escribir el texto de la Constitución que protege los derechos de todos los indios.

Creemos que ningún problema que tenga- ya sea una finca en Punjab o en las tierras de Chandni Chowk… una parte antigua de Kolkata o una torre nueva en Bangalore- cada persona merece la misma oportunidad para vivir en condiciones de seguridad y dignidad, derecho a la educación, a encontrar un empleo y a brindarle a sus hijos un mejor futuro.

Y creemos que cuando los países y culturas dejan a un lado viejos hábitos y actitudes que los mantienen distantes, cuando reconozcamos nuestra humanidad común, cuando podamos empezar a cumplir las aspiraciones que compartimos. Es una simple lección contenida en esa colección de historietas que han guiado a los indios durante siglos- el Panchatantra. Y ese es el espíritu de la inscripción vista por todos los que entren en este Gran Hall: que uno es mío y el otro es un extraño concepto de las mentes pequeñas. Pero desde lo más grande del corazón, el mundo es su familia.

Esta es la historia de la India; es la historia de América- que a pesar de sus diferencias, la gente puede verse a sí misma el uno al otro, y trabajar juntos y progresar juntos como una nación orgullosa. Y éste puede ser el espíritu de la alianza entre nuestras naciones- que aunque honramos las historias que en épocas diferentes nos mantuvieron distantes, aunque como preservamos lo que nos hace únicos en un mundo globalizado, podemos reconocer cuanto podemos lograr juntos.

Y si permitimos que este simple concepto sea nuestra guía, si perseguimos la visión que he descrito hoy, una alianza global para cumplir los desafíos globales, entonces no tengo duda de que las generaciones futuras- indias y americanas, vivirán en un mundo más próspero, más seguro, y más justo gracias a las fronteras que forjaron nuestras generaciones actuales.

Gracias, Jai Hind! Y larga vida a la alianza entre la India y los Estados Unidos.

One Comment

Leave a Reply